10/9/13

La lectura Jehová en la tradición católica, mas controversia en torno al nombre.




5 lecturas provenientes del Latín como interpretación del nombre divino Yhwh.

Regresamos nuevamente a la controversia del nombre divino y su uso en la tradición católica occidental. Ya sabemos que la lectura Jehová (oJehovah o incluso la mas correcta en latín IEHOVAH) es falsa y que comenzó a utilizarse mas de diez siglos después de Cristo. Surgio como Iehovah, debido a que este nombre esta escrito en caracteres latinos y no hebreos. Y al menos los que conocen un poco de latín saben que en el alfabeto latino no existe ni la J, ni la Y ni la W.

Varias personas, fanatizada con la letra y olvidando el espíritu de las Sagradas Escrituras,  nos atacan a los católicos por no usar el nombre de Dios. Si la Iglesia no lo usa en su liturgia o en su vocabulario diario es porque se sigue la tradición judía que conservaron los apóstoles y nos legaron los Padres al utilizar el DÓMINUS en el lugar de YHWH. No hay prueba fehaciente de que Cristo o los apóstoles pronunciaran el nombre divino en su forma dada a Moisés como algo ordinario en su tiempo. He aquí algunos puntos sobre la lectura Jehova en la tradición cristiana:

1. La Iglesia usó, y usa, el Nombre Jehovah pero de manera diferente a como le enarbolan los testigos de Jehova, que ni son testigos ni son de Jehova. Si se ponen a investigar son apenas un refrito de la "moda" norteamericana de sectas antitrinitarias del siglo XIX. Eso si, a la Watch Towe le funciono el negocio y ahora es una secta en apogeo.

2.  Actualmente se prefiere la traducción Yahweh o sus variantes Yahveh (Como Bóver-Cantera y la antigua Biblia de Jerusalén), Yahvé (Como propone Straubinger) o simplemente Yavé (Nácar-Colunga).

3. Por una tradición antiquísima, incluso anterior a Nuestro Señor Jesucristo (que fue seguida por los apóstoles, los primeros cristianos y los Padres) se lee la traducción  del hebreo YHWH como Adonai - Kyrios - Dóminus (arameo, griego de la Biblia de los LXX's y  latín de la Biblia Vulgata) que se traduce como EL SEÑOR.  Esta tradición milenaria y de respeto al Nombre divino (Hashem en hebreo)  es atacada ferozmente por las sectas fundamentalistas, como la arriba citada de los Testigos, a las cuales no hay caso rebatir debido a su obstinación y fanatismo de enfoque. Se quedan en la letra y no viven el espíritu.

4. A pesar de usar actualmente el nombre Yahveh o sus variantes en las traducciones modernas de la Biblia, la Iglesia utilizó en himnos, estudios bíblicos y litúrgicos hasta ya entrado el siglo XX el nombre de Jehová como el propio de Dios. Esto se debe a que este nombre fue un intento por pronunciar en LATÍN el nombre inefable de Dios, aunque actualmente se sabe que tal nombre surgió por una creatividad bien intencionada al mezclar el tetragrama YHWH (En latín IHVH) con las vocales de Eloah, que es una variante de Adonai. Asi surgio Iehovah.  La J es un añadido de siglos posteriores.

5. Algunos himnos tradicionales en castellano conservan el nombre Jehová
Estos son los links para comprobarlo:
"Los cielos, la tierra
y el mismo Jehová,
aclaman Señora,
tu gloria sin par.
Ave, Ave, Ave María"


Pastores, no os llenéis de espanto;

Una feliz noticia os doy;
Nuestro Jehová, que os ama tanto,
Es vuestro Redentor desde hoy


6. En algunas películas mexicanas puede verse como  en la Iglesia católica era usado el nombre de Dios como Jehová.
 Los Tres Huastecos con Pedro Infante, en el momento en que se esta dando catecismo a los niños.
Jesús Nuestro Señor , durante Jesús perdido y hallado en el Templo.
Los Tres Reyes Magos, que fue la primera caricatura, se dice Jehovácuando el rey Herodes hace rimas viendo como atacar al Niño Jesús).

7. En antiguos catecismos, manuales de liturgia o de teología aparece este nombre como el propio de Dios, recordando que aún no se hacían investigaciones mas profundas como las llevadas a cabo en los siglos XIX y XX. También se encuentra el nombre Jehová  en ornamentos de misa, fachadas de Iglesia, decoración de espacios sagrados, imágenes religiosa, etc.

Algunas muestras del uso católico de Jehová en Antiguas Biblias latinas aquí las presento.

Hoy todo estudiante de la Biblia, serio y bien intencionado, sabe que el nombre Jehová es erróneo, algunos lo siguen usando por tradición (Biblia protestante Reina - Valera).

La Iglesia dejó el usó de Jehová y optó por la lectura Yahveh entrado el siglo XX, quedando rastro del uso antiguo en reliquias de biblioteca o de sacristía. Conviene repetir que para los cristianos el nombre mas excelso de Dios lo reveló Jesús mismo al decir que Dios es PADRE.


 Edición de la Biblia de Petisco ~ Torres Amat. En el texto utiliza la traducción EL SEÑOR, en las notas da a entender que la lectura Jehová es la habitual a inicios del siglo XIX.


Esta es una edición de la Vulgata de 1830. En el resumen del capítulo, no en el texto Sagrado, aparece la lectura Jehovah como aceptada.

Estas fotos corresponden a una iglesia de Guadalajara, se lee Jehová. La iglesia es por mucho anterior a la fundación de la secta rullesita de los Testigos.







1 comentario:

  1. Disculpe la molestia le agradecería mucho si me dijera si esta versión de la biblia que tenemos es confiable y está de acuerdo a la tradición de la Iglesia quisiera saber si puedo leer los comentarios que tiene con confianza, me llamó la atención que dijera ¨por arreglos con la editorial¨ ¿esto no significa que está modificada o alterada¬? Los datos son los siguientes:

    Edición Guadalupana
    SAGRADA BIBLIA.
    VERSION DIRECTA DE LOS TEXTOS PRIMITIVOS.
    Por
    MONS. DR. JUAN STRAUBINGER.
    Nueva edición, publicada con la aprobación del Excmo. y Rvdmo. Dr. D

    Miguel Darío Miranda

    Arzobispo Primado de México

    LA PRENSA CATÓLICA

    The catholic Press, Inc., Chicago

    NIHIL OBSTAT

    M. Rvdo. Cango. Dr. José González Brown
    Censor Deputatus

    IMPRIMATUR

    Miguel Darío Miranda
    Arzobispo Primado de México
    México, D. F., 24 de julio de 1956
    Por mandato de Su Excia. Rvdma.
    Cango. Rosendo Rodríguez, Srio.
    Texto bíblico reproducido de la versión de Mons. Juan por arreglos con la Editorial Desclée, de Brouwer y Cia., Buenos Aires, Argentina.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios. Pedimos que sean constructivos y que contribuyan a la edificación de los que visitan este blog. Dios les bendiga.