10/5/15

Las Biblias sin notas y sin comentarios, terrible realidad de las nuevas ediciones en español.



En un curso bíblico católico al tratar el canon de las Sagradas Escrituras o las ediciones católicas encontramos esta información importante para que las personas puedan distinguir entre una Biblia Católica y una que no lo es:

  • Que tenga los 73 libros bíblicos, es decir que no le falten los deuterocanónicos: Tobías, Judit, Baruc, 1 y 2 Macabeos, Sabiduría, Eclesiástico y las adiciones de Ester y Daniel. 
  • Que tenga introducciones, notas y comentarios explicativos tomados de los Padres, del Magisterio de la iglesia y de los mejores expositores de la Sagrada Escritura.
  • Debe incluir el IMPRIMÁTUR, o sea la autorización eclesiástica de un obispo, la aprobación de la Iglesia que respalde la edición del texto Sagrado.
Hasta aquí todo parece ir de maravilla y no hay ningún problema. La mayoría de las Biblias están en esta sintonía pero también hay ediciones que según su enfoque o finalidad mantienen diversos criterios, válidos, respecto a las notas y los comentarios. Así hay Biblias en varios tomos debido a lo profuso de sus comentarios (Scío, Vence, Comentada de la B.A.C., Salamanca, Navarra, etc.), otras que por ser críticas tienen además de notas explicativas algunas de índole técnico, propio para los que estudiosos (Bóver - Cantera, Cantera - Iglesias, Antigua Biblia de Jerusalén), por último hay las pastorales que sacrifican la mayoría de las notas para tener una edición de fácil manejo (Biblia de El Paso, Alfredo Ortells, Americana San Jerónimo, Agustín Magaña).

A pesar de esta variedad de criterios válidos que se adaptan según la finalidad de la edición, encontramos en la actualidad versiones bíblicas que se dicen católicas pero que carecen de los requisitos de edición  que exige la Iglesia. Proponemos aquí un elenco de estas ediciones y la carencia que muestran  respecto a las notas, el imprimátur y el canon bíblico.

  • Biblia Dios Habla Hoy, Versión Popular. 
  1. En su primera edición recibió una carta del CELAM firmada por Mons Alfonso Trujillo, no es imprimátur, es tan solo una recomendación donde los obispos ´se alegran´ por la edición con deuterocanónicos y por la colaboración de bíblistas católicos. Esta primera edición y las que le siguieron carecían de comentarios, solo tenían introducciones a los libros, mapas, referencias a pie de pagina y glosario. Además que los libros deuterocanónicos se encontraban en un apartado entre el Antiguo y nuevo Testamento, como libros de segunda categoría, se justificaban de que así lo había hecho san Jerónimo, algo no comprobado. 
  2. La subsiguiente revisión de esta traducción mantenía la misma carta del CELAM, no fueron capaces de pedir otra. La edición de Estudio, tenia notas y comentarios, pero políticamente correctos, sin patrística, no exposición de los santos o doctores.
  3. Una nueva edición llamada Misionera es el colmo, pues carece absolutamente de notas, comentarios e introducciones, es solo el texto.
  4. Las nuevas ediciones con los deuterocanónicos en el orden católico no mejoraron en nada ya que igualmente las notas son referencias.
  5. La edición de Paulinas, La Palabra, con lectio divina, mejoró la situación, pero aún así los comentarios siguen la edición de estudio, que es netamente ecuménica.
  • Nueva Biblia Española.  Una traducción apreciada en los 90´s aunque no sigue del todo el texto literalmente sino que se adapta a la lengua española. Traducida por los renombrados Schökel y Mateos.  A pesar de tener algunas introducciones no tiene notas. Tiene imprimátur.
  • Sagrada Biblia, Casa de la Biblia (Edición de Selecciones de Readeres Digest) Es un texto  fiel  y bien traducido, contiene aprobación y una excelente introducción de varias páginas que es un curso bíblico simplificado. Pero el texto carece de notas y comentarios.
  • La Biblia en lenguaje actual (Edición Católica). Solo el texto.
  • La Biblia (Ed. Verbo Divino) Sigue el texto de la Biblia Hispanoamericana (Adaptación de la Biblia Ecúmenica), es solo el texto.
  • La Biblia Latinomexicana. Es una edición comercial de recuerdo de primera comunión editada en el Estado de México, tiene el texto de Straubinger sin notas.

Esto da un criterio de la realidad de las nuevas versiones de la Biblia que se están distribuyendo entre los fieles, contrario a los criterios de la Iglesia.  Le invitamos a ver nuestra sección de las mejores Biblias en español y a que procure estas ediciones si busca una verdadera traducción para la lectura de las Sagradas Escrituras.

1 comentario:

  1. Respeto y aprecio la información que encontramos en este Blog que nos sirve de orientación para el estudio. No obstante, el último comentario de esta nota me desconcierta porque para mis clases de estudios bíblicos cuento tanto con la Biblia de Straubinger como con la Biblia Lationamericana. En primer lugar, la Biblia Latinoamericana en mi poder, publicada en Quito en 1989, cuanta con notas para prácticamente todos los capítulos. En segundo lugar, el texto de la Latinoamericana es similar a la de Straubinger, pero no es el mismo. Cuando más son textos muy aproximados y, a mi juicio, el texto de la Straubinger es superior. En el caso de las notas hay bastantes diferencias y divergencias. Aunque no soy un exégeta sino un humilde estudioso, a mi juicio las notas de Straubinger son muy superiores.

    ResponderEliminar

Gracias por tus comentarios. Pedimos que sean constructivos y que contribuyan a la edificación de los que visitan este blog. Dios les bendiga.